Una página dedicada al mundo del fantástico, el terror y la ciencia ficción
jueves, 21 de junio de 2007

Crítica: Transformers

Ayer tuve la oportunidad de asistir al pre-estreno europeo de la última película de Michael Bay, Transformers, en el Auditori de Sitges. Ante todo hay que decir que Transformers se enfrentaba, personalmente, al reto de estar por encima de las otras grandes producciones taquilleras que se han presentado este año como Spider-man 3 y Piratas del Caribe 3 que han sido sendas decepciones, vale que muy difícil no lo tenia, pero aparte de eso tenia que convencer y, una vez vista, solo puedo decir que Transformers SÍ convence y es esa película palomitera de grandes efectos especiales y acción que se esperaba ver.

El film se centra en el personaje de Shia LaBeouf, aparte de llevar otras historias paralelas, pero quien llevara el peso de la historia será su personaje, cuyo tatatarabuelo descubrió en el ártico un gran robot gigante, un secreto que hará que padezca las consecuencias en el presente. Su personaje es el típico flacucho de instituto enamorado de la chica popular, pero lejos de ser el patrón Peter Parker, aquí vemos como no duda en plantar cara a los jugadores del equipo y de espabilarse por su cuenta cuando es necesario. Poco tarda en aparecer el primer Transformer en una base militar en el desierto y sembrar el caos en un espectacular escena de destrucción, la primera de unas cuantas a lo largo del film. La lucha se centrará en encontrar el cubo de la chispa de la vida y ver quien puede hacerse con él.

Se combina grandes dosis de acción y de efectos realmente espectaculares, los mejores vistos en lo que llevamos de año y dudo mucho que se superen, con grandes dosis de humor que realmente te hacen soltar más de una carcajada. La trama se va desarrollando paralelamente en tres o cuatro líneas arguméntales que se combinan perfectamente sin estar de más ninguna de ellas. LaBeouf lleva el peso del film con bastante dignidad y me ha dejado gratamente sorprendido y con ganas de ver su papel en Indiana Jones 4 donde ya no dudo que lo hará realmente bien. Tan solo logra ser eclipsado por un John Turturro en el papel de un agente del gobierno de lo más chulito y pasado de rosca muy demencial. La chica, Megan Fox, no está mal y su personaje se aleja un poco de la típica chica florero puesta para hacer bonito, lo cual es de agradecer.

Todo esto está muy bien, pero no es un film redondo del todo, y es que, no olvidemos donde estamos y que se trata de un film familiar y para un público mayoritario, y eso se nota en las, a veces, excesivas bromas y situaciones ridículas llevadas al límite para ganarse el favor de los más pequeños. Un humor que ha veces es excesivo y que por momentos desentona del resto del film, pero que dentro de todo es perdonable. El otro punto flojo desde mi punto de vista es el diseño de los robots, los cuales nunca han sido de mi agrado y siempre he preferido los diseños clásicos. Las transformaciones son rápidas y bastante caóticas, con mucho movimiento por todos lados que no te deja apreciar por donde va cada cosa, los robots son demasiado ágiles y rápidos para el tamaño que tienen, y se parecen demasiado entre ellos, hasta tal punto que a veces cuesta reconocer incluso cual es un Decepticon y cual un Autobot. Pero asumido este punto tan solo queda disfrutar de las peleas y la acción, lograda e improsionante, y con alguna escena a cámara lenta que deja la boca abierta.

La música acompaña muy bien al film y tenemos desde melodías épicas, la llegada de los Autobots es magnífica, con música más guitarrera cuando llega el turno de las batallas.

Transformers es, a pesar de sus defectillos, una gran película de acción y de efectos, entretenida y divertida y sobre todo que se deja ver y se puede disfrutar, no pretende ser una americanada como suele pasar en estas producciones y tiene un ritmo trepidante que apenas decae durante sus dos horas y pico de duración, cine de evasión en estado puro pero que se aguanta por su propio peso.

Etiquetas: