mas alla de orión: Crítica: Los Simpson, La Película