Una página dedicada al mundo del fantástico, el terror y la ciencia ficción
miércoles, 3 de enero de 2007

Crítica: El regreso

Hay que decir que tenia ganas de ver esta película, que a priori tenia todas las papeletas para ser un thriller de terror más del montón, pero esperaba que fuese minimamente entretenida y con una factura correcta, algo para pasar un buen rato y que además tenia el aliciente de ver a Sarah Michelle Gellar de morena. Pensé que su director, Asif Kapadia, que había cosechado un gran éxito con su opera prima El Guerrero seria capaz de ofrecer un producto digno y distinto. Lamentablemente no fue así y las peores previsiones se cumplieron.

Joanna Mills empieza a tener unas extrañas visiones, visiones que ya tenia desde pequeña. Estas la acaban llevando hasta un pequeño pueblo en Texas donde empieza a descubrir los escenarios de sus visiones y a descubrir que es lo que realmente le está sucediendo.

La película carece del suspense necesario para llamarse thriller, y de sustos y escenas de miedo bien hechas para ser de terror. Y es que la acción se va desarrollando de manera atropellada y sin pizca de inteligencia por parte de los guionistas, que van avanzando la trama de la manera más simple y chorras posible, como la excusa de meter al ex de la chica por medio para justificar la entrada del hombre del pueblo que se hace amigo y ayuda a nuestra protagonista, o al final cuando entra en la gasolinera y encuentra un arma debajo un coche, y varios absurdos más. Y si el guión es flojo y poco interesante la historia que te quiere contar, la dirección no lo es menos y parece que el éxito cosechado por Kapadia con su anterior película fue casualidad o es que esta vez no se lo ha tomado nada en serio. Ni siquiera la resolución final dando una explicación a todo y un punto de coherencia te importa lo mas minino llegado a estas alturas de la película y uno piensa que tanto rollo para tan poca cosa.

Uno no esperaba demasiado de esta película pero tampoco esperaba encontrarse con algo tan malo, eso sí, nos sirve para constatar una cosa, que Sarah Michelle Gellar de morena esta igual o más guapa que de rubia.