mas alla de orión: Crítica: Heroes, primeros capítulos